BIO

Nicolás nació en Buenos Aires Argentina, en 1976. Gran parte de su infancia la pasó viviendo en otros países, lo que le dio un contacto con otras culturas a una muy temprana edad y una pasión por viajar y recorrer el mundo.

Ya de más grande disfrutaba de registrar momentos y situaciones en esos viajes pero sin conocer el camino de la fotografía.

 

Fue recién a los 34 años que se conectó formalmente con la fotografía y en ese camino que empezó a recorrer, rápidamente se apasionó por la fotografía experimental.

Asi empezó a usar su cámara como herramienta de creación de arte. La posibilidad de crear algo semejante a una pintura con la cámara fue lo que lo llevo a profundizar en lo experimental.

 

Descubrió el Intentional Camera Movement (ICM) o Movimiento de Cámara Intencional donde se realizan exposiciones largas y se mueve la cámara para lograr imágenes nuevas.

 

Empezó a experimentar con caos de ese movimiento, sumando superposición de imágenes y explosiones de colores buscando una mirada creativa y hasta a veces deforme de ciertos momentos y lugares cotidianos.

A través de estas técnicas busca que la imagen se revele ante él, que se exprese más allá de lo que puede verse a través del lente. Bucear en el fondo de esa imagen para sacar algo nuevo, sincero y sorprendente.

 

También es muy interesante lo que se genera en el espectador. Lo primero que transmiten es sorpresa, creen ver una pintura pero luego se dan cuenta de que es una fotografía y no entienden.Juega con su estructura mental y cuando se enteran que es una fotografía siempre tratan de adivinar que es. Se convierte en un desafío.

 

Una vez pasado ese primer impacto e intensión de saber que hay detrás de esos colores, el espectador comienza a observar la obra desde un lugar nuevo, sin esos prejuicios iniciales. Se detienen en los detalles, en las combinaciones de colores, en el manejo de las sombras, en las aparentes pinceladas. Ya adivinar cual es la imagen original, deja de tener importancia.